20171004_san_gregorio_tzuchi_945_23719598678_o
DSC08153_A1419236
20171005_xocomichol_tzuchi_1366_37313120610_o
22048105_1726575324028354_5711615736399095993_o

同感震動的愛 跨越13500km

Tzu Chi en México

México y Taiwán geográficamente están separados por el Océano Pacífico. Entre la Ciudad de México y Hualien dónde está en el lugar de nacimiento de la Fundación Budista Tzu Chi en Taiwán hay 13,484 kilómetros de distancia.

El día 7 de septiembre del año 2017, cuando un terremoto de magnitud 8,1 grados en la escala de Richter sacudió en el sur de México, la fundadora de la Fundación Budista Tzu Chi, la Maestra de Dharma Cheng Yen, en seguida ya puso su atención compasiva en aquella zona damnificada.

El día 19 de septiembre del año en curso, otro terremoto de magnitud de 7,1 grados sacudió en la localidad San Juan Raboso del Estado de Puebla y provocó calamidades graves en la Ciudad de México y los pueblos cercanos.

La Maestra de Dharma Cheng Yen expresó a sus voluntarios: No importa si están heridos o son sobrevivientes, en la zona destrozada todo el mundo está triste con un sentimiento muy apenado. Ante tal circunstancia, para ellos un segundo es como si fuera un día de largo.

Desde el punto de vista de la Fundación Budista Tzu Chi, la tierra está conectada. Todos los seres humanos deberían poder vivir en harmonia como si fuera familia.

Por lo tanto, los voluntarios estadounideneses y mexicano de Tzu Chi enseguida organizaron sus campañas de rescate. Hasta hoy en día, el Gran Amor de Tzu Chi siempre les ha acompañado a los hermanos mexicanos.

 
 

Maestra Cheng Yen

La Carta de la Maestra Cheng Yen

Queridos amigos mexicanos:

      ¿Cómo estan ustedes? “La vida es impermanente, la tierra es vulnerable”. El repentino terremoto, no sólo les ha causado un gran susto a ustedes, sino también a todos en el mundo. La Fundación Tzu Chi organizó inmediatamente un grupo voluntario para enterarse de los sucesos en México y evaluar la situación de los afectados. A través de las imágenes que nos han llegado y viendo las situaciones de desastres, he sentido el mismo sentimiento de los mexicanos de dolor e impotencia.

     En el mismo tiempo, he visto que el pueblo mexicano ha mostrado la mejor parte de ellos: la bondad y la ayuda mutua. Sé que el trabajo de socorro es díficil, pero los voluntarios de Tzu Chi han encontrado a su llegada a voluntarios locales dispuestos a ayudar y apoyar mutuamente a todos los damnificados, como Sodexo Motivation Solutions México, S.A. de C.V., Tani Foncerrada de la Fundación Dharma y Lily Aguilar. Además, se encuentra los devotos católicos que al contactarse y conocer a Tzu Chi, comparten la idea de Tzu Chi que es Gran Amor y están dispuestos a actuar conjuntamente en el trabajo de alivio.

     Los voluntarios de Tzu Chi están dispuestos a acompañar en largo plazo y respaldar firmemente a los más necesitados para que puedan volver a sus vidas normales. Actualmente enfrentamos los desastres naturales que están ocurriendo sin cesar, tenemos que estar más alerta y con precaución, reaccionar una catástrofe de inmediato, actuar con bondad y fuerzas positivas.      

Recemos para que la salud y el bien estar colmen a todas las familias mexicanas, que exista la paz y sin desastres en  México y en el mundo entero. Sinceras bendiciones a todos.

 

Shih Cheng Yen

Fundadora de la Fundación Budista Tzu Chi de Taiwán

16 de Octubre, 2017

La Carta de la Maestra Cheng Yen
 

Amor y Cuidado